27 de ene. de 2015

Marató Costa Daurada Tarragona 2017. Sufriendo, pero finisher!

  Este pasado domingo día 18 me colgué mi segunda medalla de finisher en maratón y, por segunda vez, lo hacía en Tarragona. Fue una medalla que tuve que sudar y sufrir mucho porque, si algo tiene la distancia de Filípides, es que si no la preparas como es debido, te pone en tu sitio.

Preparado para sufrir
  Tras mi debut el año pasado con una marca de 3:48:49, me planteaba como objetivo para esta edición conseguir bajar de 3:45 y, con ese fin, me creé un plan de entrenamiento que, desde el primer momento, me salté a la torera. 

  Mi ideal de entrenamiento es levantarme prontito (a las 7 o las 8) para salir a correr y después afrontar el resto del día con la energía y motivación extra que te aporta el ejercicio. Pero por razones laborales me veo obligado a tener que correr a las 8:30 o 9 de la noche y me resulta demasiado fácil encontrar excusas para saltarme entrenos. Ni siquiera los fines de semana encontraba la motivación para hacer tiradas largas, ya que quería recuperar las horas de sueño perdidas entre semana. En resumen, muchos entrenos esquivados y muchas tiradas largas recortadas que hicieron que llegara a Tarragona con una media de tan solo 15 km a la semana.

  Y así llegó el día señalado con la duda de, no si sería capaz de acabar en 3:45, ni siquiera en 4, sino simplemente si sería capaz de terminar. Debido a esto, y aún siendo consciente de que no podría seguirlos hasta el final, me propuse seguir a las liebres  de 4 horas hasta donde pudiera, no tanto por acercarme a esa marca si no por poder hacer media carrera en grupo sin tener que preocuparme demasiado por el ritmo.

5 de oct. de 2014

Marató Rialp Matxicots 2014. No pudo ser!


  Pasadas ya dos semanas ha llegado el momento de analizar mi primera experiencia en una maratón de montaña y quiero empezar enumerando los errores más graves que he cometido y que me llevaron a no poder acabar la prueba y tener que retirarme a tan sólo 4 kilómetros de la meta:


- No tenerle suficiente respeto a una prueba como ésta y creer que la acabaría sí o sí.

- No entrenar lo suficiente (aunque prácticamente podría decir no entrenar en absoluto).

- No usar bastones.
- No beber sales suficientes durante la primera parte de la prueba.

  En el lado contrario, mi único mérito fue ser capaz de llegar hasta donde llegué teniendo en cuenta que empecé a plantearme retirarme en el kilómetro 15.

  Y dicho esto, empecemos!

  Ya hacía tiempo que me rondaba la cabeza la posibilidad de participar en mi primera maratón de montaña y finalmente elegí la Rialp-Matxicots por la ventaja logística de poder alojarme en casa de mis tíos a aproximadamente 20 kilómetros de la salida de la prueba.

Recorrido y altimetría de la carrera
  Me inscribí después de un período de inactividad runner casi total de 5 meses que se prolongaba desde mi debut en la Maratón en Tarragona el enero pasado, por lo que era el momento de ponerse las pilas y empezar a entrenar, pero siempre encontraba excusas para ir saltándome entrenos y finalmente llegué a la prueba con una tirada de 16 km y unos 800m de desnivel positivo como entreno más largo. Un bagaje con el que me debía enfrentar a 42 kilómetros (finalmemte serían 45 debido a una modificación en el recorrido) con 3000 metros de desnivel positivo en los que se coronan dos picos de 2800 metros. Sorprendentemente, me encontraba muy tranquilo y me "resguardaba" en la frase de la organización que decía que el límite de tiempo de la prueba era suficiente para hacerla andando rápido.

4 de may. de 2014

City Trail Barcelona 2014

  Sin duda alguna Montjuic es mi sitio preferido para correr en Barcelona. Vivo a menos de 500 metros de la montaña y me encanta correr por ella. 

  A veces, las más, tiro de aceras para recorrer subiendo y bajando los rincones del epicentro de Barcelona '92. Otras, por el contrario, utilizo caminos de tierra para llegar hasta el castillo y volver a bajar. Lo que nunca había hecho, hasta el domingo pasado, es aprovechar las muchas escaleras que hay para darles un poco de caña a mis piernas, pero ahí estaba Salomon para poner remedio a esto con la primera City Trail Barcelona.

Preparados en la línea de salida. El de azul que está en medio abajo soy yo

  El nombre deja bastante claro lo que nos íbamos a encontrar: una carrera de trail urbana. Un recorrido de 11,5 km (según la web) en el que podíamos encontrar de todo menos segmentos planos. Escaleras (muchas!), asfalto, tierra, adoquines, hierba... en un recorrido con constantes cambios de desnivel.

22 de abr. de 2014

Agur Behobia, agur...

  Echando un vistazo a la cabecera de este blog es fácil adivinar que soy un enamorado de la Behobia-San Sebastián. Antes de que me diera por empezar a correr, mi hermano me insistía en que, siendo de Donosti, tenía que correr la Behobia al menos una vez en la vida y desde que lo hice por primera vez, decidí que, si nada extraño sucedía, estaría cada año en la línea de salida.

  Hoy, con mucha pena, digo todo lo contrario: mucho tienen que cambiar las cosas para que vuelva a cruzar la meta del boulevard.

Si no cambia la cosa esta será la última vez que encaro la línea de meta del boulevard

  El CD Fortuna tiene la enorme suerte de que la gente salga a la calle cada año sin importar el frío, calor, lluvia... para animar a miles de desconocidos y ayudarles a conseguir sus objetivos. Ese aspecto, totalmente ajeno a la organización, es sin duda el gran reclamo de esta fiesta del running. 

  El otro gran atractivo de la carrera es un recorrido que está grabado a fuego en la cabeza de los asiduos a la prueba: Behobia - Irún - Ventas - Gaintxurizketa - Toboganes de Lezo - Travesía del desierto (Puerto de Pasajes) - Miracruz - Zurriola - Boulevard. Un recorrido exigente, variado y que, con ayuda del clima, se puede convertir en épico.

22 de ene. de 2014

Marató Costa Daurada Tarragona 2017. Soy maratoniano!!!

  23 horas después de cruzar el arco de salida, con las piernas agarrotadas y agujetas por todas partes, no consigo (ni tengo especial intención en hacerlo) borrar la sonrisa de orgullo que se instaló ayer en mi rostro.

  No sé si habrá otras, si conseguiré mejorar mi marca o acabar más entero, pero lo que sí sé es que esto ya no me lo quita nadie: soy maratoniano!

  Hace más de un año que empecé a plantearme la posibilidad de correr una maratón y pensar cual sería la prueba perfecta para hacerlo y finalmente acabé optando por la Marató Costa Daurada de Tarragona por varios motivos: Por un lado, al disputarse 2 meses después de la Behobia, me permitía aprovechar el estado de forma conseguido para la misma y ,añadiendo tiradas largas, seguir entrenando para el maratón. Por otro, mi novia es de Valls, a tan sólo 20 kilómetros de Tarragona, por lo que no tendría que preocuparme por la logística ya que podría dormir allí la noche antes de la carrera. Y, por último, el factor económico: A parte de ahorrarme el desplazamiento y alojamiento necesario si corriera lejos de Barcelona, como ocurre siempre en las pruebas organizadas por Running Solutions, la promoción de apertura de inscripciones me permitía inscribirme por tan solo 27 euros!


Ya con la medalla al cuello, dejando constancia de los kilómetros recorridos

  El único factor que no me acababa de convencer era el circuito, que cuenta con bastantes desniveles, pero siempre fardo de que me gustan las carreras con cuestas, así que no había excusas.

  Me planté a una semana de la carreras con muchas dudas, ilusiones, nervios, incógnitas... No había entrenado todo lo que debía ya que entre el descanso que me tomé tras la Behobia y las navidades hice menos de lo que debería, sobre todo en lo que a tiradas largas se refiere; 2 de 20 kilómetros, una de 25 y otra de 28 eran el bagaje con el que llegaba. En las mismas, las sensaciones no eran malas, pero seguían faltando 14 kilómetros para llegar a la distancia de Filípides y en ese tramo, escondido y al acecho, tenía que encontrarse el famoso muro.

  El martes hice mi último entrenamiento: 8 kilómetros subiendo al Estadi de Montjuic con 6 sprints en cuesta que me dejaron un buen feeling. La suerte estaba echada!

3 de dic. de 2013

25é Cross Ciutat de Valls

  Recuerdo con cariño que, estando en EGB, hará unos 20 años, nos llevaron a disputar un cross a un pueblo de la Euskadi profunda. No recuerdo donde era exactamente, pero si que me acuerdo del barrizal al que nos enfrentamos. Corrí con botas de fútbol de tacos para evitar las caídas (gran acierto) y acabé el tercero por la cola. Creo que si no me retiré (a parte de porque soy un cabezón) fue porque quería comerme el bocadillo de chistorra caliente que te daban al cruzar la meta!

  Muuuchos años después, este domingo pasado, corrí mi segundo cross; el 25é Cross Ciutat de Valls, Memorial Julia Celma, que forma parte del circuito de cross de la Federació Catalana d'Atletisme.

Turno para los más pequeños

  Con un día soleado y una temperatura perfecta para correr, pero con falta de barro (ya puestos, me habría gustado acabar embarrado hasta las orejas), nos acercamos al Complex Esportiu del Fornás con tiempo de sobra para recoger el dorsal, calentar un poco y, sobre todo, disfrutar de las carreras de los más pequeños; todo un espectáculo!

Primeros metros
  A las 12:30 era mi turno en la carrera que englobaba las categorías promesa, senior y open masculino. Mi novia y yo llevábamos tiempo observando quiénes podían ser mis rivales y riendo mientras comentábamos que el objetivo era no quedar último!

13 de nov. de 2013

Behobia - San Sebastián 2013. Corriendo contra el viento

  Segundo domingo de Noviembre y otra vez llegaba ese momento que muchos runners esperamos todo el año. El momento de estar toda la semana pendiente de las predicciones del tiempo. De desplazarse a la frontera de Francia para correr de vuelta hasta el centro de Donosti. De los nervios de antes, el sufrimiento de durante y la emoción de después. Llegaba la Behobia; La carrera con mayúsculas. 

  Para mí, llegaba el momento de afrontar el objetivo que me fijé hace ya un año, poco tiempo después de cruzar el arco de meta situado en el Boulevard: bajar de 1:30, o lo que es lo mismo, ser capaz de mantener un ritmo medio por debajo de 4:30 el kilómetro durante los 20 kilómetros que separan salida y meta.

Aspecto de la Feria del Corredor

  Llegaba a la carrera con la sensación de que el objetivo estaba al alcance de mi mano. 9 días antes, en la Cursa de l'Amistat, había rebajado en tres minutos mi tiempo de 2012 sin apretar a fondo y con muy buenas sensaciones en las piernas y, precisamente, 3 minutos es lo que tenía que mejorar en la Behobia para conseguir mi objetivo.

  El viernes, nada más salir del trabajo, pusimos rumbo a Donosti para poder tomarnos el sábado con calma y no cargar las piernas. Así que el sábado por la mañana era el momento de hacer la visita de rigor a la Feria del Corredor para recoger el dorsal y la camiseta (aunque me gusta mucho el lema de este año dedicado a los voluntarios y el diseño gráfico de la misma, no me gusta nada el color...) y echar un vistazo por los stands: Mucha gente y poca cosa interesante.

4 de nov. de 2013

Cursa de L'Amistat 2013

  Hay carreras que tienen algo especial y La Cursa de l'Amistat es, sin duda, una de ellas.

  Para empezar, es gratuita, lo que cada vez es más raro. Bueno, siendo fieles a la verdad, desde el año pasado, la inscripción no es exactamente gratuita, ya que hay que aportar una botellita de agua y una bolsa de productos dulces o salados que se nos entregan a los corredores al final de la carrera como avituallamiento!

Amanecer en Montjuic

  Además, rinde homenaje a uno de los impulsores del running popular (Francesc Mates, entre otras cosas cofundador de la Marató de Barcelona) que fue quien creo esta carrera hace 33 años. 

  El planteamiento es sencillo: correr por diversión. Plantarse el día 1 de Noviembre a las 8 de la mañana a las puertas del Castell de Montjuic dispuesto a atravesar la ciudad de Barcelona y acabar en el punto más alto de la misma: el Tibidabo.

26 de oct. de 2013

La Clásica 15km. El test definitivo


  La Behobia está a la vuelta de la esquina y este domingo era la ocasión perfecta para hacer un último test y ver como están las piernas antes de la gran cita del segundo domingo de Noviembre.

  Iba a correr una carrera entera por Donosti por primera vez desde que corría el Cross de Amara Berri cuando aún iba a EGB y, ya sólo este hecho, me motivaba bastante.

El estadio de Anoeta el sábado, preparado para la carrera del domingo


  Correr por las calles por las que tantas veces has andado, pasar a 20 metros de la puerta de casa, que sean tus piernas y no las ruedas del coche las que recorran la ciudad y cruzar el arco de meta en el estadio donde tantas veces te has sentado a ver como eran otros los que corrían (aunque fuera detrás de un balón y maldijeras esas pistas de atletismo que te alejaban de la hierba) tiene algo especial. Y más si lo haces en una prueba creada exactamente para lo que tu pretendes. Una carrera idada para que todos los locos que vamos a correr una de las pruebas más míticas del país veamos si nuestros objetivos son realistas o si tenemos que replantearlos.

6 de oct. de 2013

II Cursa El Replà

  Hay veces que corres por un lugar por el que ya lo has hecho con anterioridad y las sensaciones no son las mismas. Las cuestas parecen más largas y pronunciadas, no consigues llevar el mismo ritmo, te cansas más...



  Esta sensación seguro que la tuvimos todos los que, tras correr el año pasado en la primera edición de la Cursa El Replà, volvíamos al Pla de Santa María dispuestos a repetir la experiencia.


El arco de salida y meta junto a la iglesia del Pla, al igual que en la primera edición

  En este caso, la sensación estaba más que justificada ya que, aunque el arco de salida y meta se hallaba exactamente en el mismo lugar y la distancia a recorrer entre estos dos momentos  siguiera siendo la misma (13,5 kilómetros), la organización decidió cambiar el recorrido haciéndolo más duro, pero también más bonito y, sobre todo, más divertido.