21 feb. 2013

¿Dueño de tus sensaciones o esclavo del cronómetro?



   Fue el mismo día dela Behobia, ya por la tarde, cuando empecé aplanear mi próximo reto.

   Un amigo me informó de que me había quedado a tan sólo 10 segundosde conseguir el dorsal rojo  para la edición de 2013, así que esetenía que ser mi nuevo objetivo: bajar de 1:38 en una media maratónpara conseguirlo.


   Para ello elegí la Mitja Marató de la Calçotada que se celebra en Valls el 24 de Marzo. Esta fue, el año pasado, mi segunda media y en la queconseguími mejor tiempo, aunque no es un recorrido demasiado favorable ya quetiene bastantes desniveles, no hay liebres y no son muchos loscorredores que toman parte, por lo que tampoco es fácil encontrarreferencias en otra gente que ruede a tu mismo ritmo.

  A cambio tenemos un circuito bonito que pasa por 4 localidadesalternando carreteras en activo con otras ya en desuso y caminos quediscurren entre campos de almendros; la salida es tranquila y no hayque estar esquivando corredores y, sobre todo, te permite ser tú quienestablece el ritmo ya que no te ves arrastrado por el ímpetu dealgunos ni frenado por la tranquilidad de otros.

   Una vez fijado el objetivo, decidí volver a utilizar el mismo plande entrenamiento que tan buen resultado me había dado en la Behobia. Y ahí empezó lo malo.

   Mi primer fallo fue parar demasiado tiempo después de cruzar la metadel Boulevard, estando tres o cuatro semanas sin correr de modo que, ala vuelta a las aceras, las sensaciones no eran buenas y me dabapereza salir a correr.

   También cambio mi situación laboral (¡para bien!) lo que me dejabamenos tiempo para entrenar. Normalmente me gusta correr por lasmañanas, pero, estando en paro, si no lo hacía, podía ir a mediamañana o a la tarde o a la noche, pero al tener trabajo, si no iba porla mañana tenía que hacerlo por la noche y no siempre apetecía.

Y a esto hubo que sumarle las navidades... Comidas y máscomidas y pocasganas de correr.

   Con todo esto, me planté en la línea de salida del Quart de Maratóde Sitges el 13 de Enero habiendo corrido sólo 3 o 4 días desde laBehobia-San Sebastián y con la clara intención de que esta carrera supusiera el punto de partida de la preparación seria para mi reto del24 de Marzo, pero tampoco fue así.

   Cierto es queempecé a correr más a menudo,aunque seguía saltandome bastantes entrenamientos y, en los que realizaba,los tiempos eran muy distintos a los marcados en el mismoentrenamiento de la anterior preparación. Esto hacía que saliera acorrer desmotivado sabiendo que no podía marcar los ritmos que debía oque saliera hipermotivado para darlo todo, de forma que acababareventando a mitad del entreno.

   Para terminar de arreglarlo todo, hace unos días una tortícolis meha tenido una semana en el dique seco y he tomado una decisión: seacabó el plan de entrenamiento!

   Por mucho que forzara ahora, dudo que consiguiera el objetivo quemeplanteé en noviembre, con lo cuál he decidido simplificar las cosas:voy a correr y punto.

  Esta mañana ha sido el primer día "post plan de entrenamiento"y hesalido a correr sin presión, sin reloj, sin gps, sin un recorridopreestablecido. 


Montjuic: Mi patio de recreo
   Me he levantado conagujetas del partido de fútbol quejugué antes de ayer, lo que me habría rallado sabiendo que me impediríamarcar los ritmos que debía, pero hoy me daba igual; hoy tocaba correr por sensaciones: 1 o 15 kilómetros, a 4:30 o a 6:00; lo que me pidiera el cuerpo.

   He salido adisfrutar corriendo y eso es lo que he hecho. Físicamente las sensaciones alprincipio no han sido buenas pero ha sido cuestión de encontrar un ritmo suavepero que me pidiera un poquito de esfuerzo. He seguido el recorrido que me ibanpermitiendo los semáforos para no tener que parar en ningún momento, pasandopor algunos sitios por donde nunca había corrido antes hasta llegar a donde másdisfruto corriendo cerca de casa: Montjuic.

   He disfrutadosubiendo las cuestas que hace una semana se me hacían eternas, prestando atencióna mi técnica de carrera para intentar corregir errores. Pendiente de mirespiración, mis pasos y lo que me rodeaba he seguido corriendo variando el quesuele ser mi circuito habitual para poder pasar por lugares por los que habitualmenteno paso. A medida que han ido pasando los kilómetros me he ido encontrandomejor y, aunque no lo puedo asegurar, creo que he acabado marcando ritmosdecentes.

   Hoy me vuelvo asentir motivado y con ganas de correr y eso es lo que voy a seguir haciendo;sin objetivo claro; sin plan cuadriculado; correr por correr, sólo paradisfrutar. Y cuando llegue el día 24 de Marzo saldré, igualmente, a disfrutarde la carrera. No sé que tiempo haré, pero seguro que terminaré satisfecho.

   Con todo esto noquiero decir que nunca más vaya a cronometrar mis tiempos o a fijarmeobjetivos, algo que está claro que haré, pero hay que tener perspectiva y sercapaz de frenar cuando veamos que nos obsesionamos y que algo que debe hacernossentir bien está sumando stress al que ya de por sí acumulamos a diario.

   Yo, por mi parte, heaprendido la lección y espero no olvidarla!

2 comentarios:

  1. Me ha encantado!!! Fijate que hasta me esta entrando el gusanillo de retomar el running... un abrazo bro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado! Y ya sabes.... ¡A sacar partido a las Kayano! ;p

      Eliminar