13 nov. 2013

Behobia - San Sebastián 2013. Corriendo contra el viento

  Segundo domingo de Noviembre y otra vez llegaba ese momento que muchos runners esperamos todo el año. El momento de estar toda la semana pendiente de las predicciones del tiempo. De desplazarse a la frontera de Francia para correr de vuelta hasta el centro de Donosti. De los nervios de antes, el sufrimiento de durante y la emoción de después. Llegaba la Behobia; La carrera con mayúsculas. 

  Para mí, llegaba el momento de afrontar el objetivo que me fijé hace ya un año, poco tiempo después de cruzar el arco de meta situado en el Boulevard: bajar de 1:30, o lo que es lo mismo, ser capaz de mantener un ritmo medio por debajo de 4:30 el kilómetro durante los 20 kilómetros que separan salida y meta.

Aspecto de la Feria del Corredor

  Llegaba a la carrera con la sensación de que el objetivo estaba al alcance de mi mano. 9 días antes, en la Cursa de l'Amistat, había rebajado en tres minutos mi tiempo de 2012 sin apretar a fondo y con muy buenas sensaciones en las piernas y, precisamente, 3 minutos es lo que tenía que mejorar en la Behobia para conseguir mi objetivo.

  El viernes, nada más salir del trabajo, pusimos rumbo a Donosti para poder tomarnos el sábado con calma y no cargar las piernas. Así que el sábado por la mañana era el momento de hacer la visita de rigor a la Feria del Corredor para recoger el dorsal y la camiseta (aunque me gusta mucho el lema de este año dedicado a los voluntarios y el diseño gráfico de la misma, no me gusta nada el color...) y echar un vistazo por los stands: Mucha gente y poca cosa interesante.

4 nov. 2013

Cursa de L'Amistat 2013

  Hay carreras que tienen algo especial y La Cursa de l'Amistat es, sin duda, una de ellas.

  Para empezar, es gratuita, lo que cada vez es más raro. Bueno, siendo fieles a la verdad, desde el año pasado, la inscripción no es exactamente gratuita, ya que hay que aportar una botellita de agua y una bolsa de productos dulces o salados que se nos entregan a los corredores al final de la carrera como avituallamiento!

Amanecer en Montjuic

  Además, rinde homenaje a uno de los impulsores del running popular (Francesc Mates, entre otras cosas cofundador de la Marató de Barcelona) que fue quien creo esta carrera hace 33 años. 

  El planteamiento es sencillo: correr por diversión. Plantarse el día 1 de Noviembre a las 8 de la mañana a las puertas del Castell de Montjuic dispuesto a atravesar la ciudad de Barcelona y acabar en el punto más alto de la misma: el Tibidabo.