4 nov. 2013

Cursa de L'Amistat 2013

  Hay carreras que tienen algo especial y La Cursa de l'Amistat es, sin duda, una de ellas.

  Para empezar, es gratuita, lo que cada vez es más raro. Bueno, siendo fieles a la verdad, desde el año pasado, la inscripción no es exactamente gratuita, ya que hay que aportar una botellita de agua y una bolsa de productos dulces o salados que se nos entregan a los corredores al final de la carrera como avituallamiento!

Amanecer en Montjuic

  Además, rinde homenaje a uno de los impulsores del running popular (Francesc Mates, entre otras cosas cofundador de la Marató de Barcelona) que fue quien creo esta carrera hace 33 años. 

  El planteamiento es sencillo: correr por diversión. Plantarse el día 1 de Noviembre a las 8 de la mañana a las puertas del Castell de Montjuic dispuesto a atravesar la ciudad de Barcelona y acabar en el punto más alto de la misma: el Tibidabo.
   A pesar de que mucha gente está de resaca este día y que las inscripciones son presenciales (obligatorio inscribirse en la tienda Mates del barrio de Sants, creada por ---- y a cuyo mando se encuentra ahora Myrna Mates, hija del mismo y responsable de que esta carrera siga existiendo) las 800 plazas se agotaron, este año, en menos de 48 horas.
Y esos 800 nos plantamos un año más en Montjuic dispuestos a correr. Cono parte de la filosofía de la carrera, el día anterior podíamos leer en la cuenta de twitter de la carrera la siguiente frase: "recordad dejar vuestro chip en casa"

Los corredores preparándose para la salida

  Tras el tradicional discurso de Myrna Mates  (que sólo los que salen más adelante llegan a escuchar), se dio la salida a la edición 2013 de la que, en mi opinión, es la mejor carrera que se disputa en Barcelona.

  Por lo que a mi respecta, ya con la vista puesta en la Behobia, me planteaba la carrera como una tirada larga y exigente, pero sin ningún objetivo más allá de disfrutar de la carrera.

  Los primeros cuatro kilómetros de carrera son en bajada, lo que ayuda a que la carrera salga alegre. Los más expertos intentan no apretar demasiado conscientes de lo que les espera más allá, mientras que los menos, se dejan llevar por las rampas, en muchos casos, gastando fuerzas que echarán de menos más adelante. 

  Pasada la fuente de Montjuic y una vez que cruzamos el Paralel empieza la subida que va incrementando su pendiente a medida que avanzan los kilómetros. Poco a poco se va estabilizando la carrera y se van creando grupillos de corredores que llevan un ritmo parecido. Probablemente éste sea una de las carreras menos multitudinarias de Barcelona y en ocasiones te sientes un poco sólo corriendo por calles de 3 carriles mientras la Guardia Urbana corta el tráfico para dejarte pasar.

La meta
  Tras recorrer gran parte de la calle Entença y pasar bajo L'Illa Diagonal la carretera vuelve a aumentar su pendiente para llevarnos hacia el kilómetro 10. 

  Decidí echar un vistazo al reloj y me sorprendió positivamente ver el ritmo que estaba llevando, más alto de lo que esperaba ya que sentía que estaba rodando cómodo. 

  La carrera se acercaba a la calle Major de Sarriá donde cambiaríamos el asfalto por una calle peatonal, en el mismo momento en el que recibíamos el primer avituallamiento. Las sensaciones seguían siendo buenas he incluso estuve hablando con otro corredor que me preguntó por la Behobia después de ver mi camiseta.

Ya pasado el décimo kilómetro es cuando la cosa se pone seria de verdad. Dejamos las calles para coger la carretera que nos llevará tras seis kilómetros de ascenso hasta lo más alto.

  Poco a poco nos elevamos sobre la ciudad y empezamos a poder disfrutar de las vistas de la Ciudad Condal, con Montjuic y su castillo al fondo. Impresiona ver lo recorrido ya, pero falta lo más duro! Tras una curva de 180 grados se encuentra el segundo avituallamiento (agua y Red Bull) que nos tendrá que hidratar hasta la meta. 

La salida vista desde la meta
  Seguía subiendo a buen ritmo, adelantando corredores poco a poco y con buenas sensaciones en las piernas. Sabía que aún quedaba mucho para la meta pero me veía bien de fuerzas así que seguí manteniéndome a un ritmo fluido. Para evitar la fatiga mental, me entretuve observando la ciudad, el mar... mientras iba avanzando metros rumbo al objetivo.

  Llegamos al último tramo habitado de la carrera y me recordé a mi mismo no confiarme ya que, hace dos años, en este mismo tramo, decidí subir el ritmo pensando que la meta estaba cerca y lo acabé pagando. Así que mantuve el ritmo a la par de otro corredor junto al que recorrí unos dos kilómetros.

Corredores llegando a la meta
  Tras pasar bajo la torre de Collserola ya tienes la sensación de que estás llegando. La pendiente se suaviza levemente mientras nos acercamos al Hotel La Florida. Dos giros a la izquierda y entramos en el Parc D'Atraccions del Tibidabo.

  Como iba bien de fuerzas apreté el ritmo para hacer los últimos metros y crucé la línea de meta con una sonrisa en la cara que se amplió al mirar el reloj y ver que había mejorado 3 minutos mi marca del año pasado!

Avituallamiento del bueno!
  Una vez cruzado el arco, como es habitual, es el momento de recoger los obsequios de los patrocinadores: agua, actimel, cerveza sin, gomina, gel de ducha, un libro, 2x1 para el Tibidabo, gel recuperador... y, por supuesto, una botella de agua y un paquete de galletas, cortesía de alguno de los corredores. 

  Recogí mi mochila del guardarropa y me acerqué a coger un cacho de coca (también había patatas chips, galletas saladas y nachos) y me planteé sumarme a la cola de los masajes (novedad este año).

  Ya sólo quedaba el podium y el sorteo de material antes de volver a bajar, esta vez en el funicular, que, como todo en esta carrera, es gratuito para los corredores.

  Quiero dar las gracias a Myrna Mates como cabeza visible y a todos los demás que hacen posible que año tras año disfrutemos de una carrera diferente y especial!


3 comentarios:

  1. Gran crònica i grans fotos. Especialment la primera. Felicitats !! Pero no dius el temps que vas invertir... ;-))

    ResponderEliminar
  2. Iñaki muchas felicidades por tu marca....bajar 3 minutos en relacion al pasado año en una prueba tan dura tiene mucho merito.
    Y mucha suerte en la Behobia, esperemos que este año no nos caiga la tormenta del año pasado.
    Un abrazo crack

    ResponderEliminar