8 ago. 2013

¡¡¡AGUANTA CABRON!!! O la importancia de los mantras...

   Desde que empecé a correr y, sobre todo, desde que empecé a leer sobre esto de correr, en más de una ocasión he visto cómo se hacía mención a los "mantras" para que nos ayuden a ir más allá de lo que creíamos posible.

   Según la wikipedia, "Los mantras son recursos para proteger a nuestra  mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente. Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila".

Llegada a meta reventado
   En el caso del running, nos servirían para alejar de la mente los pensamientos negativos del tipo "no puedo más"  "no lo voy a conseguir" o "que coño hago yo aquí con lo bien que se está en el sofá".

   Siempre que oía hablar de los mantras en nuestro deporte, pensaba que era una tontería y que, a mí, no me servían de nada esos mensajes "new age" que supuestamente ayudaban a seguir más allá.

   "Tu puedes conseguirlo", "el éxito está en la mente", "si lo quieres, lo consigues".... Estas frases me dejaban exactamente igual y sabía que no por repetirlas iba a correr más rápido o más lejos.
Últimas subidas de la Cronoescalada de Marina
   Pero hace poco tiempo, un día que salí a correr después de una temporada sin entrenar me dí cuenta de que yo también los utilizaba. Estaba subiendo a Montjuic, intentando mantener un ritmo digno, sufriendo más de lo deseado, cuando vi que yo también tenía mi mantra personal. No es tan chic ni filosófico como otros. No lo imprimirías en un poster ni lo usarías como lema de una campaña publicitaria. Pero funciona!
 
   ¡¡¡Aguanta cabrón!!! Sòlo dos palabras repetidas una y otra vez para picarme a mí mismo. ¡¡¡Aguanta cabrón!!! Un mantra no muy estiloso, pero efectivo.

   Echando la vista atrás puedo acordarme de muchos momentos en los que lo he utilizado: Subiendo Miracruz en la Behobia; en los últimos 3 kilómetros de la Mitja de la Calçotada; corriendo por la Serralada de Marina; rumbo al Castell de Montjuic; en los 13 kilómetros de subida de la Cursa de L'Amistat...
 
   Queda claro, una vez más, que la mente juega un papel muy importante y que nuestro cuerpo tiene más capacidad de la que generalmente creemos y, da igual que sea con una frase tipo tarjeta de felicitación, pensando en nuestro amigo con el que tenemos un pique, o imaginándonos que nos persigue un león, la clave está en encontrar esa pequeña motivación extra que nos ayuda a sacar el máximo de nosotros mismos.

 
   Así que, ya sabéis.... ¡¡¡Aguantad, cabrones!!!

El esfuerzo tiene recompensa: Muerto pero contento tras acabar la Mitja Marató de la Calçotada



No hay comentarios:

Publicar un comentario